A la hora de elegir la caldera que hay que poner en cada casa muchas personas se inundan de dudas y no saben cual elegir. hay que tener en cuenta que una caldera no es algo que se cambia todos los años por lo que es importante tener una buena información antes de instalar. Aquí no sólo es importante la marca y la potencia, sino también el tipo de aparato a instalar. En estas líneas queremos de manera breve y resumida darle a usted una guía práctica con algunos puntos básicos para que la pueda elegir.

Tenemos de dos grupos de calderas:

ATMOSFÉRICAS: Estos son aparatos de cámara abierta y tiro natural. Hacen una combustión en contacto con la atmósfera o ambiente en donde se encuentran, de ahí su nombre. Para que haya fuego la caldera no sólo necesita gas sino también oxígeno. Este oxígeno la caldera atmosférica lo toma de dónde está, si usted la tiene en la cocina, de la cocina. Cuando hace la combustión los humos se calientan y tienen la tendencia de ir hacia arriba, entran en el tubo de la chimenea que por diferencia de presión hace al mismo tiempo un efecto de succión (tiro natural) y expulsa la combustión hacia el exterior. Si se tapara la salida de humos toda la combustión volvería hacia su vivienda, es por eso que motivos de seguridad ya se empezó a recomendar la instalación de calderas estancas, de cámara cerrada y por lo tanto 100 % más seguras. Las calderas atmosféricas están instaladas en viviendas que tienen la salida de humos conectadas a chimeneas comunitarias o en casas individuales en chimeneas que salen hacia la azotea de la casa, o también en instalaciones de edificios anteriores al 2002.

ESTANCAS: estas son calderas de cámara cerrada y tiro forzado. Hacen una combustión sin estar en contacto con el aire de la casa, y son obligatorias instalarlas desde el año 2008 porque son más seguras. El oxígeno que necesitan para la combustión las calderas estancas lo toman desde el exterior a través del tubo de salida de humos. Este tubo es un doble cilindro, por el cilindro exterior tomas el aire que necesita para la combustión y por el interior expulsa los humos hacia afuera todo esto ayudado por un extractor que cumple la doble función de aspirar el aire y expulsar los humos ( tiro forzado).

Calderas estancas tenemos de dos clase: clase 3 y clase 5. Esta es la clasificación que hace el ministerio de industria para las emisiones de gases contaminantes de las calderas. A partir del 2008 la normativa no sólo exige que la caldera que se instale sea estanca sino también en casi todos los casos tienen que ser de clase 5, es decir de alto rendimiento energético y bajas emisiones de ÓXIDO NITROSO, que es el gas contaminante que produce la combustión de estos aparatos. las calderas de clase 3 sólo se pueden instalar en chalet. Las calderas de clase 5 se conocen también como calderas de bajo NOX (ÓXIDO NITROSO), y dentro de este grupo de calderas se encuentran dos tipos, las estancas de bajo NOX y las de condensación. ¿Qué diferencia hay? Las caldera de condensación son calderas estancas, de clase 5 y de bajo NOX, hasta ahí son similares, pero la caldera de condensación tiene una virtud más y es que puede aprovechar la temperatura de los humos de la combustión. Cuando la estanca aspira el aire que necesita para la combustión por el tubo de salida de humos, junto con el oxígeno entra a la caldera una alta concentración de vapor que proviene de la humedad ambiente. Este vapor la caldera lo enfría dentro del aparato, y se genera una energía calórica que las calderas atmosféricas y otras estancas no aprovechan, pero la caldera de condensación recircula los humos dentro del aparato y al enfriarse el vapor se genera una energía calórica que la caldera usa para ayudar a calentar el circuito de calefacción, bajando un poco más el consumo. Obviamente son las más recomendables para instalar no sólo porque son las que más ahorran sino también porque son las únicas que las podemos acoger al PLAN RENOVE de la COMUNIDAD DE MADRID que hay todavía vigente, estos son dos beneficios, 60 que descuentan directamente del precio de la caldera y además una vez cambiada la caldera se presenta una solicitud, ese trámite nosotros se lo hacemos de manera gratuita y pasado un plaza de unos 30 a 40 días en su nº de cuenta le hacen un reintegro de 140 € más. Para un piso pequeño o que no supere los 140 m2 el ahorro que puede suponer una caldera de condensación con respecto a una de bajo NOX no es mucho, también dependiendo del uso que se le dé a la caldera, a más uso mayor porcentaje de ahorro entre una y otra, pero si bien en principio una caldera de condensación es más cara que una caldera de bajo NOX normal, cuando se aplique el PLAN RENOVE le va a quedar al usuario a menor coste por lo que es o que se recomienda poner. Estas instalaciones tienen una peculiaridad y es que necesitan un desagüe. Cuando las calderas de condensación enfrían el vapor este se convierte en agua, se junta en un recipiente que tiene la caldera incorporado que hay que desagotar. Esto es algo relativamente sencillo, es una manguera pequeña que sale del aparato y lo conectamos al desagüe de una pila o una lavadora, algo que esté cerca de la caldera.

¿Qué pasa si no tengo un desagüe cerca?

A la hora de instalar una caldera la mejor opción del tipo de caldera que se instala tiene prioridades, y el costo de la caldera y la eficiencia energéticas son unas de esas prioridades, pero también es algo que hay que tener en cuenta la sencillez de la instalación. Para que el agua caiga hacia el desagüe hay que darle a la manguera una pendiente de alrededor de 3 cm por metro, y si la distancia que hay obliga a tener que subir la manguera sin respetar esa pendiente no recomendamos la instalación de una caldera de condensación porque complicamos la instalación. La caldera que según nuestro criterio se debe montar es una caldera bajo NOX.

¿Qué potencia es la más adecuada para mi vivienda?

Al momento de elegir la potencia de la caldera más adecuada para su casa no sólo tiene que ver la superficie de la vivienda, sino también la necesidad de agua caliente de la casa. Para el cálculo de la calefacción hay que tener en cuenta diferentes parámetros pero el más práctico es calcular 10 watios por m2. La mayoría de las marcas de calderas la potencia mínima que fabrican es de 23 a 25 kw, por lo que vemos que para la calefacción para las viviendas que no superen los 200 m2 es suficiente con un modelo de esta potencia. Si la vivienda es más grande pues tendríamos que buscar una caldera con más potencia. Por otra parte, también debemos tener en cuenta la necesidad de agua caliente que tienen en la vivienda. Una caldera de 23 a 25 kw. da entre 13 a 14 litros de agua caliente por minuto. Una ducha consume 10 litros por lo que le sobran 3 a 4 litros para que pueda abrir otro grifo al mismo tiempo, justito pero suficiente. Una caldera de mas potencia para una vivienda de hasta 200 m2 no va a mejorar el servicio de la calefacción, pero si puede tener beneficios adicionales en el suministro de agua caliente, pero también algunos inconvenientes: Estas calderas le darán más de 17 litros por minuto, con lo que, el servicio de grifo y ducha mejorará sustancialmente. El consumo de gas de la vivienda para la calefacción le subirá un poquito. Esto es casi es insignificante, pero debe saberlo. A mayor potencia el precio de la caldera va subiendo. Por lo tanto a la hora de elegir la potencia no se trata de ir sobrado, sino de buscar lo más adecuado. Como decimos en PYP, las calderas como los jueces, mientras más justas mejor, no instalar una potencia menor a la que se necesita, pero tampoco pasarme sin una necesidad concreta. De lo que se trata es de determinar cuál es la necesidad de agua caliente de la vivienda. Si con un grifo y una ducha es suficiente servicio necesitado, una de 23 a 25 kw le dará ese servicio. Si lo que quiere es un servicio óptimo de grifo y ducha, lo que necesitará son 17 litros por minuto. Con este suministro no podrá tener dos duchas al mismo tiempo, en verano tal vez, pero en invierno el agua llega más fría y le faltará algo de potencia para las dos duchas. Si lo que quiere son dos duchas al mismo tiempo la caldera que debe poner no debe ser menor a 35 kw. ésta potencia le dará 19 a 20 litros por minuto, y aquí si podrá tener dos duchas al mismo tiempo. Si su vivienda tiene más de 200 m2, pues la potencia recomendada es de 30 kw. Lo que tiene que analizar es si el servicio extra que le va dar le va a compensar el precio que va a pagar de más por una caldera de mayor potencia.